La idea

Me invitaron a dar clases de videoarte a La Nueva Escuela de Cine y Televisión de la Universidad Veritas en Costa Rica, gustosamente acepté. Posteriormente me dijeron que diera un master class (así, en ingles) sobre mi proceso creativo, y que ya deunvez expusiera algo. Todo por el mismo precio. Accedí a generar una pieza con la condición de que nos complicáramos la vida en su realización y disfrutáramos el proceso. Sin saber cual sería el resultado ni la intención final, sabía que quería trabajar con volcanes.

Hace ocho años, lo que más me sorprendió en mi primer viaje a Costa Rica, fue la omnipresencia de la naturaleza, específicamente me dejó impactado el volcán Arenal por su majestuosidad. Recuerdo que me parecía inverosímil estar nadando a los pies de un volcán activo, disfrutando simultáneamente de las aguas termales y del espectáculo de sus fumarolas. La tranquilidad con la que convivíamos a su alrededor trajo a mi mente decenas de videos que he visto en internet de animales salvajes que atacan a sus domadores. La suma de elementos explosivos, con cierta responsabilidad-flexible y el factor impredecible de la sorpresa, siempre me ha dado una sonrisa con sabor adrenalínica.

Para aprovechar los elementos y recursos de donde se montaría el proyecto, una escuela de cine y tele, boceté una pieza que involucra la complicidad de 20 alumnos grabando en video su punto de vista, mientras realizábamos el dibujo de un perímetro a un volcán en Costa Rica, para ser posteriormente montado en una sala oscura donde se pudiera instalar una pantalla de plasma sobre un dolly circular. Todo esto por supuesto aderezado con unos dibujos, y cristalizado en una pequeña publicación que pudiera relatar toda la experiencia.

No me interesaba definir la intención final de la pieza a distancia, la idea era aterrizarla conforme se fuera dando la experiencia in situ, amainada con la investigación y la vivencia local. Podría tener un enfoque social, podría ser una metáfora amorosa personal o simplemente plantearse como un momento contemplativo de algo impresionante como lo es un volcán. O por supuesto todas las anteriores juntas. Mi primer argumento por Skype para convencer a la institución a sumarse en la realización de esta pieza fue:

"De entrada se que todo puede sonar fuera de lugar y exagerado, es el punto de vista de un extranjero que propone hacer cosas que cree son viables. Mi chamba como artista es apuntar en esa línea, y su chamba como espacio e institución es ayudarme a aterrizarlo de la mejor manera, lo más cercano a la idea original que se plantea. Y el trabajo de todos es disfrutarlo y divertirnos y crecer mientras lo realizamos. Un poco así lo entiendo. Tons partiendo de esto, sí, la idea es dibujar un circulo en torno a un volcán. ¿Qué tan perfecto se pueda trazar con las personas que somos? ¿Qué tan cercano esta un volcán? ¿Qué tanto se puede uno mover en medio de la selva? ¿Cómo se documenta todo esto? No se, pero esa es la aventura que propongo que vayamos desmenuzando. No estamos haciendo publicidad, estamos experimentando con la licencia del mundo del arte. ;-)"

Así que con la aprobación de la idea y la bendición del Dios Vulcano, decidí viajar a Costa Rica con mi cámara, lentes, un par de huevos y botas anti-lava.


Fernando Llanos / México, abril 2013.

volcan

 

DEDICATORIA:

Al volcán Turrialba, por su cámara magmática, su fisura, su garganta, cono secundario, cráter, columna eruptiva y sobre todo por su flujo piroclástico.
A mi apa, que me enseñó a aventarme en misiones kamikazes como esta.
A mi ama, que me enseño a creer en mi y en Dios.
A mi carnal, que me puso en forma entrenando para un maratón, para poder escalar un volcán.
A mi hermana, que me ha ayudado toda la vida a disfrutar el valor de la excentricidad.


AGRADECIMIENTOS:

Gracias por todo el apoyo para realizar este proyecto a la Universidad Veritas, en específico a su comprometido y apasionado equipo en La Nueva Escuela de Cine y Televisión: Luis, Gustavo, Mariana, Hilda, Ernesto y Jurgen. Por supuesto gracias a mis colegas André y Verónica por su grata compañía durante la Semana Internacional de Talleres.

Este proyecto no existiría sin la ayuda ni complicidad de mis guerreros alumnos: Alex Echeverría, Giancarlo D'Ambrosio, Mau Esquivel, Stefan SN, Nicolas Solera, Marcela Aguilar, Santiago Durán, José Pablo, Johnny Trujillo, Gloriana González, Amanda Castro, Zenén Vargas, Ileana Verjus, Nicole Villalobos, Brayan Bolaños, Anastasia Kosobutski, el Chamu, Eric Garro, David Solis y Nicolas Solera.

Y por supuesto gracias a los volcanes Turrialba y al Arenal por dejarse acariciar.

REGRESAR